viernes, 18 de marzo de 2016

Alberto Blázquez Manzano - 7 x 7 Entrevistas que enseñan - Gestión de emociones y más

“El papel de la gestión emocional en el fútbol”
Entrevista al Dr. Alberto Blázquez Manzano (Twitter: @Dr_Blazquez), Doctor en Ciencias del Deporte. Premio Extraordinario Tesis Doctoral 2012. Máster en Prevención de Riesgos laborales. Autor de diversos artículos científicos y divulgativos. Coordinador/autor de publicaciones entre otras: “Marketing deportivo en 13 historias”, “Emociones Laborales”, “Instintos Laborales” o “Aprendizaje cooperativo a través de las TICs”. 

1- ¿A qué te dedicas exactamente y cuánta aplicación puede tener lo que haces en el mundo del fútbol?
Como doctor en Ciencias de Deporte, me apasiona el ámbito formativo y en especial el ámbito comunicacional y la gestión de emociones.
Ello tiene una implicación directa en el sector deportivo y por ende en el fútbol, donde el aspecto emocional está tan presente. Así, entender cómo se vive la experiencia desde los aficionados, periodistas, responsables, entrenadores, jugadores, etc.; nos ayuda a entender el lugar que ocupamos y por tanto a conocernos  mejor para seguir creciendo.

2- En el fútbol de años anteriores los entrenadores se rehusaban a tener en su cuerpo técnico a alguien que se dedique a trabajar las emociones y la motivación del plantel, pero cada vez más se ven más entrenadores que buscan profesionales especializados para trabajar en la materia. ¿Qué opinión te merece y que aporte pueden darle al cuerpo técnico?
Además del trabajo físico o técnico-táctico, es indispensable no olvidar el aspecto psicológico que cada vez cobra mayor relevancia por los cambios en la comunicación que se están produciendo; fruto de nuevos canales y nuevas formas de entender lo que hacemos.
Así, es preciso tomar consciencia de que todo lo que hacemos comunica. Los silencios, los gestos, las miradas, las palabras; ofrecen información que dependiendo de quien la reciba, pueden adoptar un significado u otro.
En este sentido, es preciso señalar que el lenguaje emocional se expresa de forma polar, es decir que si no sumas estás restando. Por tanto, aficionados, periodistas, cuerpo técnico, etc..; tienen una gran influencia que es preciso gestionarla.

3- Dentro de tu especialidad y con tu punto de vista particular, ¿qué cosas son fundamentales para trabajar en un plantel de Primera División de Fútbol Profesional?
A diferencia de otros deportes como el baloncesto, el fútbol tiene una piedra angular que es el resultado. Sin embargo, a veces nos cuesta entender que se trata de un espectáculo donde somos actores principales, pero donde también desean participar aficionados, periodistas, etc.
En un entorno donde los medios de comunicación tienen gran peso, se hace especialmente importante aunar los mensajes para que todos vayan en la misma dirección. Resumiéndolo en una estrategia sería tener presente que los intereses colectivos están por encima de lo individual y que los elogios hay que hacerlos en público y las críticas en privado.
La teoría de las ventanas rotas nos enseñó que una rotura en un objeto invita a que  otras personas puedan producir más daños. Por ello y especialmente cuando se producen crisis o los resultados no acompañan es fundamental encontrar lo que nos une y que es trabajo de todos salir adelante. Es aquí donde el efecto Pigmalión debe estar muy presente, indicando a cada miembro del equipo que esperamos lo mejor y que estamos convencidos de que lo dará.


4- ¿Qué cosas son fundamentales trabajar en  Divisiones Inferiores?
Además de lo mencionado anteriormente para categorías superiores, es importante en ligas amateurs o profesionales pero inferiores, el trabajo de la disciplina, la constancia y la paciencia. Es habitual que los jugadores de estas categorías deseen dar el salto cuanto antes a equipos de referencia y son conscientes que para lograrlo necesitan destacar. Y en estos casos nadie está libre de estar seducido por destacar más allá que el propio equipo.
Los jugadores y entrenadores, antes que formar parte de equipo son profesionales que tratan de aprovechar al máximo la oportunidad que le brinda el hecho de jugar en un equipo u otro. Por tanto, es preciso conocer sus miedos y los nuestros para que entre todos podamos gestionar adecuadamente nuestros egos y acordar que el camino del equipo y el individual van paralelos y se necesitan entre sí.
Un mantra fundamental que debería recordarse en todo equipo serían las enseñanzas recogidas en el libro “Los cuatro acuerdos” de la cultura tolteca y que son:
“Da siempre lo mejor, no te tomes nada personalmente, pregunta antes de suponer y recuerda el poder de tus palabras”.

5- Mantenerse con energías positivas es algo muy importante para el conductor de un grupo. ¿Tenés algún consejo útil para que los entrenadores de fútbol utilicemos?
Sin duda alguna, una buena parte del éxito de la interacción humana está en conocernos a nosotros mismos y a las otras personas. Una pequeña sugerencia es plantearse como rutina, foros de encuentros informales  donde podamos conocer más de los jugadores.
Otra propuesta es intentar plantear nuestros entrenamientos y partidos como proyectos concretos de trabajo donde todos se sientan comprometidos y para ello, es preciso preguntarles en qué y cómo pueden hacerlo. Si logramos ajustar nuestro foco en aquello que podemos ganar de cada experiencia, lograremos enseñar a ver más allá del resultado.
Por otro lado, ajustar las expectativas. Frecuentemente, con el objetivo de motivar al equipo o a una afición, se crean expectativas muy altas y poco realistas; lo que produce una fuente de insatisfacción importante.

6- ¿Qué similitudes encuentras entre conductor de un equipo de fútbol y un profesor de una escuela o un padre de familia?
Sin duda, los tres roles son una referencia para otras personas y ello requiere mucha responsabilidad en todo lo que hacemos, pensamos o sentimos.
Ser líderes significa estar por debajo de los que guiamos y con una misión muy clara: ayudarles a descubrir aquello que les hace únicos y lograr su máximo rendimiento.
Hoy día nos encontramos en una carrera por ser diferentes, pero en el camino nos olvidamos de aquello que nos hace iguales. Deseamos el éxito rápido y con el esfuerzo mínimo. Incluso parece que nos cuesta digerir las conquistas de otros porque nuestros avances se basan en la comparación con los demás. Y olvidamos a veces, que cada uno de nosotros somos héroes de nuestras vidas. Que es increíble cómo hemos conseguido llegar hasta aquí y que hay personas a las que servimos como inspiración.

7- Nos encantaría que nos dieras algunos tips para que los entrenadores se vuelvan más exitosos en su trabajo. ¿Qué libro o artículo que hayas escrito nos puede abrir la mente a los entrenadores?
A continuación, os invito a algunas pequeñas sugerencias a la hora de comunicarnos con nuestro equipo.
  1. Utiliza un lenguaje positivo. La palabra “SÍ”, libera dopamina y predispone a la persona a la apertura y aceptación del mensaje. Sin embargo, la palabra “NO” libera cortisol y por tanto, la percepción de la situación es de estrés y alerta.
  2. Introduce un cambio cada vez y orientado a la ganancia. Es preferible focalizar la energía en un cambio cada vez y focalizar su implantación en lo que se ganará y no en lo perdemos.
  3. Asocia palabras a lugares del recorrido de cambio y que ayuden a descubrir el camino de la mejora propuesta: “anclajes”.
  4. Por cada idea o frase negativa, aporta otras 3 positivas para balancear el efecto.
  5.  Lo positivo debe ir al principio y al final, siendo el mensaje negativo el que vaya en el medio: “efecto sandwich”.

En el blog http://albertoblazquezmanzano.blogspot.com.es , podéis descubrir artículos diversos sobre gestión emocional y marketing deportivo que pueden ser de ayuda para seguir mejorando.
Desde Estímulo Fútbol sugerimos que sigan al Doctor ya que realiza a menudo aportes muy interesantes en su Blog y en su cuenta de Twitter.

Te recomendamos para que leas  El 11 ideal: valores y actitudes que debemos tener en cuenta para formar un equipo.