viernes, 30 de agosto de 2013

Centros ofensivos

Las estadísticas indican que entre el 40% y el 50% de los goles (depende del torneo y del campeonato) son producto de jugadas que se inician en las bandas y finalizan por el centro del campo. Por eso creo conveniente explicar una de las formas más conocidas y usadas en todo el mundo para concretar goles, los centros al área y sus distintas formas y secretos.
Muchos creen que tirar un centro es una cuestión simple y que no requiere de mucho conocimiento, que con tan solo tirar la pelota al área el problema ya está resuelto; pues no, hay una serie de aspectos a tener en cuenta:
El que ejecuta (jugador por afuera):
1-Tener una buena visión periférica de lo que está sucediendo en el área para saber a dónde tiene que centrar. En el momento previo a tirar, tiene que levantar la cabeza para ver que movimientos están realizando sus compañeros y donde están ubicados los defensores.
2- En el momento de impactar el balón la vista tiene que estar puesta en éste para golpear en el lugar justo como detallaremos más adelante.
3- Buscar precisión y que la pelota caiga justo donde va a buscar el compañero.
El jugador que es destinatario del centro, depende de lo que demande la jugada, como objetivo principal tiene que lograr engañar a los defensores con un movimiento previo (como por ejemplo amagar a ir al segundo palo, para picar al primero).
1-Realizar un movimiento previo que engañe al defensor.
2-Ir a buscar con convicción.
3-Identificar rápido al arco y al arquero.
4-Impactar el balón en el lugar adecuado y darle buena dirección.

Lo más importante de los centros es encontrar la coordinación para que la pelota y el destinatario lleguen juntos a al mismo tiempo al mismo lugar.

Centros al Segundo Palo o Centros pasados:
Generalmente son centros que se envían a la espalda del marcador de punta del lado contrario al que ejecuta el centro u otro jugador que esté ocupando su posición temporalmente. Son centros que requieren de mucha precisión ya que el recorrido de la pelota es largo y debe realizarse con la cara interna o empeine interior. Hay que golpear debajo del balón e inclinando el cuerpo levemente hacia atrás, para que la pelota pueda tomar altura y descender en el momento justo.
Existe una regla básica para que el cabeceador pueda resolver este tipo de situaciones de la manera más efectiva, golpear el balón con la parte frontal de la cabeza e intentar colocarlo a su palo mas lejano, al del mismo lado que viene el centro, ya que el arquero ocupado mirando la pelota quedaría a contra pierna  y le cuesta mucho más regresar para ese sector.
Si bien la fuerza del envío del centro es importante, la precisión lo es aún más, ya que la pelota debe caer en un sector donde el compañero del ejecutante pueda ganarla sin que ésta sea alcanzada por los rivales, y generalmente en este tipo de envíos hay gente en el área.

Centros al Primer Palo o Centros para el anticipo:
Estos centros son enviados delante de la defensa con más fuerza que los del segundo palo para que algún compañero se anticipe a los defensores y logre desviar el balón.
Generalmente el cabeceador amaga a ir hacia atrás para distraer a su marcador y picar sorpresivamente delante de éste dejándolo sin posibilidades de reacción. El que ejecuta contrariamente al los centros al segundo palo deben inclinar el cuerpo hacia delante y apuntar a la cabeza del defensor que se encuentra ubicado delante para que llegue un compañero y se anticipe.

Centros a la espalda de la defensa:
Éste tipo de centros ejecutados a la espalda de la defensa generalmente son realizados cuando la defensa se encuentra ubicada al borde del área o más adelantada y el objetivo es que los defensores deban retroceder y que los atacante lleguen de frente a la jugada. Generalmente son enviados al ras del suelo aunque en oportunidades también pueden ir a media altura o a la cabeza, lo principal es que lleguen jugador atacante y pelota al mismo tiempo al mismo punto y detrás de la defensa. Priorizar la colocación por sobre la fuerza.
Se pueden observar muchos de éstos centros en el fútbol de Brasil.

Centros atrás o pases hacia atrás:
Los centros atrás generalmente son un recurso muy utilizado una vez que se desborda al marcador y el ejecutante se encuentra dentro del área. En vez de dividir la pelota el jugador elige un pase atrás para un compañero que producto de una finta o llegando por sorpresa queda solo dentro del área.
Lo más importante del jugador que da el pase atrás es tener la cabeza bien levantada y leer los movimientos de sus compañeros para dar el pase al ras del suelo, en lo posible, al jugador que queda sin marca y el jugador que remata tiene tres acciones fundamentales a realizar, desmarcarse para quedar libre, encontrar el arco rápidamente y rematar el balón priorizando la colocación por sobre la fuerza.

En el siguiente video vamos a ver las diferentes clases de centros con algunas inscripciones e indicaciones para mejorar su ejecución.